Más que una tienda, con mucho gusto, una tiendita coqueta que cuida con mimo lo que vende…delicada decoración y paraje espectacular, muy amable en el trato, te dan ganas de quedarte. Asi como la exposicion histórica de la casa ….todo en su conjunto parece un lugar mágico. Aunque no compres nada, vale la pena echar un vistazo.